16 nov. 2009

Africanos, la nueva cara de la inmigración en Argentina.













Si se rastrea en las estadísticas oficiales, la presencia de inmigrantes nacidos en Africa en Argentina es todavía un fenómeno que no presenta grandes cifras. Los últimos datos sobre la cantidad de extranjeros residentes en Argentina corresponde a los que se desprenden del Censo 2001, que detectó que el 4,2 por ciento de la población del país no nació en Argentina y proviene, en su gran mayoría, de países limítrofes como Bolivia, Paraguay y Uruguay.
Sin embargo, quienes se dedican a estudiar el tema a nivel académico confirman lo que estiman muchos platenses. "Aunque no tenemos aún datos concretos al respecto, lo que se observa es que llegan cada vez más", señalan investigadores de la Universidad Nacional de La Plata que trabajan efectuando un mapeo del fenómeno.
El tema fue abordado, además, en unas jornadas organizadas por el Museo de Ciencias Naturales de la UNLP con el auspicio del Instituto de Relaciones Internacionales (IRI) y el Conicet, donde se congregaron las principales organizaciones afroargentinas y los más destacados especialistas en este fenómeno.



Hasta la década del '90, la inmigración de africanos en la Región estaba ligada estrechamente con la colectividad caboverdeana. En efecto, desde principios del siglo XX y hasta la década del '60 a Argentina fueron arribando, en distintas oleadas, pobladores de esas islas ubicadas frente a la costa de Senegal que conforman el séptimo país más pequeño del mundo.
"Los caboverdeanos habían sido los únicos africanos que llegaron a la Argentina por su propia voluntad" explica Marta Maffia, antropóloga de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la UNLP e investigadora del Conicet.
Esa corriente inmigratoria fue arribando al país en distintas oleadas. Los primeros, lo hicieron ni bien nació el siglo pasado. Luego, llegó otra oleada en la década del '30, otra a fines de la Segunda Guerra Mundial y otra en la década del '60.
Los inmigrantes de Cabo Verde que llegaron a Argentina durante el siglo XX -y que hoy conforman una importante colectividad en Ensenada, entre otras ciudades- lo hicieron escapando de la miseria, la desocupación y el hambre y buscando un mejor horizonte para sus familias.
Las mismas razones esgrimen, ahora, quienes protagonizan esta nueva corriente inmigratoria llegada desde Africa, que comenzó a intensificarse a partir de la década del '90, según detallan quienes estudian el fenómeno. "Ahora, lo que se observa es la llegada desde países como Senegal, Sierra Leona o Nigeria", explica Maffia.
"En general, por lo que pudimos comprobar, llegan escapando de una mala situación económica. Durante los '90, llegaban atraídos por el uno a uno y después, con la devaluación, algunos se volvieron a sus países y otros se quedaron. Y ahora, en estos últimos años, han llegado más", agrega.
Otros, muy pocos, llegan escapando de persecuciones políticas, de la guerra o del hambre. Son los que, por lo general, piden que se les otorgue la condición de refugiado, explican los investigadores. Sin embargo, los números que se manejan desde el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados indican que es muy bajo el número de personas a las que se les reconoció esa condición.


FUENTE: El Día

2 comentarios:

  1. hola profe como anda soy lucas delgado y me parece muy buena la forma en que estamos trabajando

    ResponderEliminar
  2. hola profe soy nicolas lupari esta muy bueno el blog ... (y le dejo una queja) podria rediseñar o correr el planeta que esta a la izquierda, arriba de la B de boero gracias chau....

    ResponderEliminar